Objetivos de la campaña

Una vez resueltas todas las incertidumbres que nos afectaron el año pasado esta vez vamos a meter toda la carne en el asador. En concreto 6 boyas.

En magnitud va a ser la constelación de boyas con GPS de alta precisión más grande jamás instalada.

Esto conlleva sus riesgos y sus recompensas, empezaré por lo bueno.

  • Disponer de esta constelación nos permite realizar estudios sobre topografía dinámica oceanográfica. En otras palabras somos capaces de ver como afecta la gravedad de la luna y otras incertidumbres al hielo marino y al nivel del mar en el area de estudio.
  • Estudios de deformación del hielo, donde gracias a nuestras escalas espacio-temporales y a tener tres equipos relativamente juntos somos capaces de ver como el hielo se deforma en respuesta a su grosor, corrientes o colisiones con otras plataformas de hielo marino.

Lo malo,

  • Es un poco una pesadilla logística, se requiere un equipo de al menos dos personas por sistema para realizar la instalación y al menos 4 horas por boya.
  • La constelación para realizar el estudio de deformación se puede instalar en la relativa seguridad del perímetro más cercano al barco pero para la de la topografía dinámica se necesita alejarse con helicóptero un par de kilómetros, buscar un lugar adecuado y tener un guarda de osos a disposición exclusiva del equipo mientras se trabaja.

En resumidas cuentas vamos a dormir poco por trabajo y porque no tendremos ninguna hora de oscuridad…