El canario del clima (1). Vientos

Las Regiones Polares proporcionan importantes procesos de enfriamiento para el sistema climático mundial. La circulación atmosférica y oceánica global transfiere energía desde el ecuador hacia los polos y transporta el aire y agua más fríos hasta el ecuador.

El cambio climático es el resultado del calentamiento o enfriamiento de la atmósfera terrestre durante un período de tiempo prolongado. En toda nuestra historia geológica han existido multitud de cambios climáticos pero jamás han sido tan rápidos como el que estamos viviendo en la actualidad, el factor diferencial? la humanidad.

Hemos causado un aumento de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el monóxido de carbono que se han acumulado en la atmósfera,  eso hace que las capas inferiores de la atmósfera sean capaces de retienen más calor.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) afirma que el calentamiento ocurrirá más rápidamente en el Ártico. Por ejemplo, en Alaska y el oeste de Canadá las temperaturas de invierno ya han aumentado en 3-4 ° C en los últimos 50 años. Los aumentos más grandes de la temperatura serán en el invierno y el otoño.

6b_climate_system.jpg
Grafico cortesía de BAS

El viento es un sistema interconectado de celdas, eso significa que cambios en una celda acaban afectando a las contiguas y en el caso del ártico implica la deformación de la celda hacia latitudes inferiores. Cuando oímos que en Boston o en Berlin ha entrado una bolsa de aire Ártico es probablemente resultado de este desequilibrio. Este fenómeno se conoce como la deformación del vórtice polar y por desgracia ya no pertenece al mundo de la simulación sino al de la realidad.

Eso significa que el desequilibrio de la celda del ártico puede tener resultados palpables sobre el clima en nuestra latitud por efecto del viento. Los cambios en la atmosfera son rápidos pero no son los únicos…